top of page
Buscar

Partes Esenciales de Todo Contrato

Los contratos son el fundamento de las relaciones comerciales modernas. El derecho contractual, tal como lo conocemos hoy en día, se originó en el derecho consuetudinario inglés, pero los contratos existen desde la antigüedad. Muchos de los primeros ejemplos de contratos en la historia tienen las mismas características, como la oferta, la aceptación y la contraprestación, que actualmente reconocemos como elementos de un acuerdo legalmente vinculante.


Tener un mejor entendimiento del derecho contractual te ayudará a identificar tus derechos y obligaciones bajo un acuerdo y prevenir conflictos legales. Sin embargo, antes de firmar un contrato comercial, es importante que un abogado lo revise para asegurarse de que exprese con precisión las intenciones de las partes.


Desde Tablillas de Piedra hasta Documentos Digitales: Una Breve Historia de los Contratos


Muchos aspectos de nuestra vida diaria, tanto profesional como personal, están regidos por contratos.


La vivienda en la que vivimos o el apartamento que alquilamos fue obtenido mediante un contrato de compra o arrendamiento inmobiliario. El automóvil que conducimos fue adquirido mediante un acuerdo de compraventa. Vamos a trabajar a una oficina que nuestro empleador alquila mediante un contrato de arrendamiento comercial y a menudo realizamos un trabajo cuyos términos están dictados por un contrato de empleo o de contratista independiente. Los suministros de oficina que utilizamos fueron proporcionados contractualmente por un proveedor, y los servicios públicos que nuestro trabajo requiere continúan en servicio como parte de contratos en curso.


Incluso en nuestra vida personal, utilizamos contratos. Si estás casado, has prometido permanecer juntos hasta que "la muerte nos separe". Este compromiso de por vida con tu pareja es más que un mero gesto romántico. El matrimonio es también un contrato legal que otorga responsabilidades a cada parte.


Los contratos han sido utilizados a lo largo de la historia de la civilización comercial. Los estudiosos tienen conocimiento de contratos de compraventa desde Mesopotamia que datan de aproximadamente 2,300 a.C. En "la cuna de la civilización", había contratos de compraventa, trabajo y empleo, y matrimonio y divorcio. De hecho, el propósito del primer sistema de escritura, desarrollado en la antigua Sumeria, era documentar transacciones comerciales y crear contratos. Estos primeros contratos se crearon con símbolos pictográficos marcados en tablillas de arcilla que se endurecían en un registro permanente.


Desde la Carta Magna en 1215 hasta la Compra de Luisiana en 1803, la Declaración Universal de Derechos Humanos en 1948 y el Acuerdo de París de 2015, los contratos han moldeado el mundo tal como lo conocemos. Hoy en día, la mayoría de los contratos son digitales y requieren poco más que un clic de botón para firmar, pero el registro que crean no es menos permanente que las tablillas de piedra que han sobrevivido desde Sumeria.


¿Qué es un Contrato Ejecutable?

En su forma más básica, un contrato es un intercambio voluntario y legalmente exigible de promesas entre dos o más partes.


Constantemente estamos celebrando contratos, muchas veces sin siquiera darnos cuenta. Cuando aceptas los términos de servicio de un sitio web o una aplicación, estás contratando con el proveedor de servicios.


Al hacer clic en "Acepto", estás prometiendo cumplir con los términos de uso y podrías ser rechazado el servicio si violas esos términos. Al mismo tiempo, los términos de servicio pueden otorgar derechos, como derechos de privacidad, que, si se violan, dan lugar a consecuencias legales para el proveedor.


Meramente hacer clic en "aceptar" o proporcionar tu firma digital no necesariamente significa que un acuerdo de términos de servicio sea legalmente exigible. Los tribunales han dictaminado que algunos términos de uso no son legalmente vinculantes porque contienen cláusulas prohibidas por la ley o diseñadas para engañar o explotar al usuario.


Al evaluar la legalidad de un contrato, los tribunales recurren a decisiones judiciales pasadas (jurisprudencia) y legislación.


El Reexpresión de la Ley de Contratos se basa en decenas de miles de decisiones judiciales a lo largo de los años sobre cuestiones legales de contratos y sirve como guía para los jueces; a menudo es citado por los tribunales en asuntos que involucran contratos de compra y venta de bienes raíces y servicios.


Los tribunales también recurren a la legislación estatutaria, particularmente al Código Comercial Uniforme, una ley modelo adoptada por la mayoría de los estados que se aplica a contratos de compraventa de bienes.


Además, la Convención de las Naciones Unidas sobre los Contratos de Compraventa Internacional de Mercaderías (CISG) rige el derecho internacional de las ventas, y el gobierno federal tiene leyes sobre cómo pueden celebrarse contratos con y por parte del gobierno federal.


Elementos de un Contrato Válido


Algunos términos contractuales pueden contener lenguaje jurídico, que a menudo es confuso. Cada contrato debe ser evaluado individualmente por tu abogado para asegurarse de que sea válido. Su validez descansa en parte en lo que se está contratando y qué leyes se aplican al contrato específico. Sin embargo, cada contrato debe incluir algunos elementos básicos necesarios para crear un acuerdo vinculante basado en el consentimiento mutuo:



Oferta: Un contrato no puede existir si una parte no extiende primero una oferta a otra parte. Una oferta es la promesa de una parte de realizar una acción específica o abstenerse de esa acción en el futuro, lo que llevaría a la otra parte a creer que se formará un contrato cuando la acepte.


Aceptación: La parte que recibe la oferta tiene la opción de aceptarla o rechazarla. Si elige aceptarla, generalmente puede hacerlo de la manera indicada en la oferta. La aceptación típicamente se comunica mediante una firma, pero también podría expresarse mediante palabras, acciones o ejecución.


Contraprestación: Ambas partes deben proporcionar algo de valor para inducir a las partes a llegar a un acuerdo. Esto puede ser un pago por bienes o servicios, pero también podría ser un beneficio no financiero como la recepción de productos, propiedad o protección.


Capacidad: Cada firmante de un contrato debe tener la capacidad legal para entender a qué están accediendo. Los menores y las personas con demencia o lesiones cerebrales, que están bajo la influencia del alcohol o drogas, que no pueden entender los términos utilizados en el contrato o que están siendo coaccionados para hacer un trato, carecen de capacidad legal.


Legalidad: Los contratos deben cumplir con todas las leyes federales, estatales y locales aplicables. Un contrato no puede considerarse legalmente vinculante si implica una acción, producto o servicio ilegal. El contrato debe indicar en la cláusula de ley aplicable qué ley se aplica a las disputas que surjan del acuerdo.


Más allá de los requisitos mínimos que hacen que un contrato sea legalmente vinculante, los contratos comerciales también deben contener los siguientes fundamentos:


- Una cláusula introductoria que identifica y proporciona información básica sobre cada parte, como información de contacto.

- Detalles sobre los derechos y obligaciones de cada parte.

- Términos de pago claros con fechas de vencimiento y precios.

- Daños potenciales por incumplimiento de obligaciones, plazos incumplidos u otras infracciones contractuales.

- Medidas de resolución de disputas, incluido el foro donde se resolverán las disputas interestatales.

- Fechas de inicio y terminación.

- Disposiciones de confidencialidad.

- Disposiciones de indemnización.

- Limitaciones de responsabilidad.

- Una cláusula de fuerza mayor que aborda los riesgos que surgen de eventos imprevistos y desastrosos (es decir, "Actos de Dios")


Siempre conserva una copia firmada de un contrato para tus registros en caso de que surja una disputa.


Asegúrate de que las Partes estén en la Misma Página


Los contratos bien redactados son esenciales para proteger tu negocio y asegurarte de que otros cumplan sus promesas contigo. Establecen límites y expectativas para cada parte y aseguran que se establezcan procedimientos para resolver conflictos.


En los contratos, al igual que en los negocios, son los pequeños detalles los que pueden importar más. Protege tu negocio haciendo que un abogado revise todos los posibles contratos comerciales antes de celebrarlos. Para asegurarte de obtener lo que negociaste, comunícate con nuestra oficina para programar una reunión llamándonos o enviándonos un correo electrónico a info@smithdominguez.com.


Comments


bottom of page